La importancia del buen dormir

La importancia del sueño, desde el punto de vista biológico, radica en que este se relaciona y regula distintos procesos fisiológicos, siendo algunos de ellos la consolidación de la memoria, regulación térmica, regulación metabólica y el restablecimiento y conservación de la energía. 

En palabras más sencillas, el descanso es fundamental para mantener -e incluso mejorar- nuestra calidad de vida en diferentes aspectos. Este descanso se mide no solo en la cantidad de horas de sueño, sino que también en la calidad de estas, ya que el estado y nivel de relajo que alcancemos nos permite recobrar energía y enfrentar de manera óptima una nueva jornada, ya sea laboral, de estudio u otro tipo de actividades cotidianas.

Es por eso que es muy importante asegurar un buen dormir, ya que cuando el sueño es interrumpido o acortado, es probable que no hayas descansado lo suficiente y eso puede tener repercusiones en el rendimiento al otro día, enlenteciendo nuestro tiempo de respuesta, disminuyendo nuestra concentración e incluso a largo plazo, afectar de diversas maneras nuestra salud, tanto física como mental. 

Existe también una relación entre el sueño y el estado de ánimo. Distintas investigaciones han concluido que lo que provoca dicha relación se relaciona con una alteración en uno de los genes del ritmo circadiano, el PER3, como posible detonante de un trastorno afectivo estacional. Este trastorno se caracteriza por el aparecimiento de depresión junto con las estaciones del año, generalmente otoño e invierno y algunos de sus síntomas son tristeza, poca energía, sentimientos de desesperanza, entre otros. Es importante que si identificas uno o más de estos síntomas, acudas a un profesional que pueda ayudarte. Lo mismo si padeces de un insomnio severo u otro trastorno del sueño que requiera algún tipo de terapia o tratamiento.

 

 

 

Sin embargo, aunque no sea algo crónico, el hecho de dormir mal uno o varios días seguidos, sigue alterando nuestro estado de ánimo en tanto provocará irritabilidad, lo cual puede afectar en nuestro comportamiento y por consecuencia en nuestras relaciones interpersonales.

 

 

 

No olvidemos que el descanso es fundamental para mejorar nuestra calidad de vida, por lo cual lo ideal es tener una rutina y correcta higiene de sueño para aprovechar al máximo nuestras horas de descanso. Sabemos que actualmente, el estudio desde casa o teletrabajo nos lleva a tener una jornada muy agitada y que a veces puede resultar algo difícil desconectarnos de nuestras actividades, así que por eso te queremos compartir algunos tips generales que puedes aplicar diariamente unas horas antes de irte a la cama para favorecer el buen dormir.

 

Algunas de las cosas que te recomendamos son:

   
  • Establecer un horario para ir a dormir y asegurarse de comer al menos 2 horas antes para no acostarse con el estómago pesado.
  • Intentar desconectarse de todas las pantallas, ya sea televisión o celular, un par de horas antes.
  • Evitar el consumo de cafeína después de las 18 hrs.
  • Usar aceites esenciales con propiedades calmantes o relajantes, como por ejemplo, lavanda o naranja.
  • Tomar infusiones de hierbas que facilitan el sueño. La Melisa es perfecta para esto.
  • Bajar la intensidad de la luz e idealmente prender una luz cálida, ya que de esta forma nuestro cuerpo reconocerá que es el momento de dormir y se dispondrá a ello.
  • Tomar una ducha o un baño con agua tibia para relajarte antes de ir a la cama. No olvides hidratar tu cuerpo, es muy importante para mantener la piel fresca y nutrida. Para esto te recomendamos nuestra Crema de Manos & Cuerpo “Bendita Murta” que es ideal por su increíble aroma y su rápida absorción.

 

Además de esto hay cosas que a largo plazo pueden beneficiar nuestro buen dormir, tales como: mantener hábitos saludables de alimentación, realizar actividad física de manera regular y evitar el consumo excesivo de alcohol, tabaco y frituras, 

 

Por último, es importante recordar que las horas de sueño no son horas “perdidas” ni de inactividad, sino que al contrario; es cuando la mayoría de los procesos cerebrales se activan, lo cual nos permite tener un óptimo funcionamiento tanto a nivel físico como mental. Es importante escuchar a tu cuerpo cuando te pide descansar, e incluso si durante el día te dan ganas de tomar una siesta ¡hazlo! pero asegúrate de que no sobrepasen los 45 minutos para luego no interferir en tu descanso nocturno.

Artículo escrito en Colaboración con:

Catalina Arancibia
Licenciada en Psicología
     @cata_arancibias
Gracias por ser parte de esta comunidad, hasta el próximo GuavaNews!

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados